Tag Archives: el rincon de los milagros

Historias de madera (fotoperiodismo)

Un fotorreportaje sobre el proceso de creación de una escultura de madera por el artista de la plástica Manuel Semanat Beltrán

Cada vez se hacen más frecuentes en La Habana las muestras expositivas volcadas a la calle. Muchos artistas y aficionados eligen promocionar sus obras por medios propios y esa tendencia dota de una peculiar visualidad a la ciudad.

Así sucede en la esquina de Tulipán y Estancia, del capitalino Municipio Plaza de la Revolución, donde tiene su sede el proyecto comunitario El rincón de los Milagros, impulsado por el escultor Manuel Semanat Beltrán.

Desde su fundación, el 2 de diciembre de 2003, el proyecto no solo ha transformado en un nuevo espacio de interacción social e intercambio un área anteriormente abandonada, sino que además se ha dado a la tarea de rescatar tradiciones culturales, comunicativas y religiosas que nos dejaron como legado nuestros ancestros africanos, formando ya parte de la idiosincrasia del pueblo cubano.

el rincón de los milagros

Justo en la esquina de Tulipán y Estancia está         El Rincón de los Milagros,   un proyecto comunitario que a través del arte, fundamentalmente la escultura, intenta rescatar tradiciones de nuestros ancestros africanos y acercar a la comunidad a la religión yoruba como patrimonio cultural.

Manuel Semanat Beltrán

Desde la fundación del proyecto el 2 de diciembre de 2003, su coordinador Manuel Semanat ha hecho del lugar su segunda casa y sede del taller escultórico. La mayor parte del día la pasa ahí, esculpiendo madera o dando la bienvenida a todo transeúnte que se anime a entrar.

PIcando la madera

A pesar de los muchos beneficios que ha traído el proyecto para la comunidad, su principal atracción está en la exposición permanente de las esculturas de deidades africanas. El proceso de fabricación comienza con el serruche de la madera, en este caso iquí, aunque según Manuel cualquier madera sirve.

Embloque

El embloque es el segundo paso que realiza Manuel para la fabricación de sus esculturas. Con una tiza delinea la forma de la deidad teniendo en cuenta el diámetro, altura y calidad de la pieza en bruto, luego con el hacha, el serrucho o la gubia quita toda la madera sobrante.

tallar la madera

Muchas veces Manuel se ha lastimado las manos tallando la madera y aún así sigue siendo uno de los momentos que más disfruta. En este paso, se definen los detalles de la escultura, la gubia y el mazo se convierten en el lápiz con el cual el escultor dibuja los rasgos que desea fijar en su creación.

lijado

Hay características que identifican las piezas de Semanat como la mirada hacia arriba, los pies desproporcionalmente grandes y la firma SSemat en la base. Una vez ultimado estos detalles comienza el lijado de la madera con la escofina y tres tipos de lijas diferentes.

Pátina

No todas las esculturas llevan pintura, solo aquellas en las que se quiera resaltar algún detalle, como en esta el color de la piel en comparación con la ropa. La tinta con que Manuel pinta las maderas se obtiene mezclando betún, alcohol y cera.

Cera

Con un último baño de cera de vela disuelta en gasolina para dar brillo se termina el proceso de fabricación de la escultura. Renace entonces tallado en madera de iquí, Tá José, el defensor del espiritismo y de las siete potencias africanas.

La útima mirada

Una última mirada y una sonrisa advierten la conformidad de Manuel con el resultado. Muchas de la piezas son hechas por encargo para ser vendidas, otras formarán parte de la historia de esclavos, ancestros africanos y deidades yorubas que en El Rincón de los Milagros se cuenta.