Category Archives: Foto Periodismo

Historias de madera (fotoperiodismo)

Un fotorreportaje sobre el proceso de creación de una escultura de madera por el artista de la plástica Manuel Semanat Beltrán

Cada vez se hacen más frecuentes en La Habana las muestras expositivas volcadas a la calle. Muchos artistas y aficionados eligen promocionar sus obras por medios propios y esa tendencia dota de una peculiar visualidad a la ciudad.

Así sucede en la esquina de Tulipán y Estancia, del capitalino Municipio Plaza de la Revolución, donde tiene su sede el proyecto comunitario El rincón de los Milagros, impulsado por el escultor Manuel Semanat Beltrán.

Desde su fundación, el 2 de diciembre de 2003, el proyecto no solo ha transformado en un nuevo espacio de interacción social e intercambio un área anteriormente abandonada, sino que además se ha dado a la tarea de rescatar tradiciones culturales, comunicativas y religiosas que nos dejaron como legado nuestros ancestros africanos, formando ya parte de la idiosincrasia del pueblo cubano.

el rincón de los milagros

Justo en la esquina de Tulipán y Estancia está         El Rincón de los Milagros,   un proyecto comunitario que a través del arte, fundamentalmente la escultura, intenta rescatar tradiciones de nuestros ancestros africanos y acercar a la comunidad a la religión yoruba como patrimonio cultural.

Manuel Semanat Beltrán

Desde la fundación del proyecto el 2 de diciembre de 2003, su coordinador Manuel Semanat ha hecho del lugar su segunda casa y sede del taller escultórico. La mayor parte del día la pasa ahí, esculpiendo madera o dando la bienvenida a todo transeúnte que se anime a entrar.

PIcando la madera

A pesar de los muchos beneficios que ha traído el proyecto para la comunidad, su principal atracción está en la exposición permanente de las esculturas de deidades africanas. El proceso de fabricación comienza con el serruche de la madera, en este caso iquí, aunque según Manuel cualquier madera sirve.

Embloque

El embloque es el segundo paso que realiza Manuel para la fabricación de sus esculturas. Con una tiza delinea la forma de la deidad teniendo en cuenta el diámetro, altura y calidad de la pieza en bruto, luego con el hacha, el serrucho o la gubia quita toda la madera sobrante.

tallar la madera

Muchas veces Manuel se ha lastimado las manos tallando la madera y aún así sigue siendo uno de los momentos que más disfruta. En este paso, se definen los detalles de la escultura, la gubia y el mazo se convierten en el lápiz con el cual el escultor dibuja los rasgos que desea fijar en su creación.

lijado

Hay características que identifican las piezas de Semanat como la mirada hacia arriba, los pies desproporcionalmente grandes y la firma SSemat en la base. Una vez ultimado estos detalles comienza el lijado de la madera con la escofina y tres tipos de lijas diferentes.

Pátina

No todas las esculturas llevan pintura, solo aquellas en las que se quiera resaltar algún detalle, como en esta el color de la piel en comparación con la ropa. La tinta con que Manuel pinta las maderas se obtiene mezclando betún, alcohol y cera.

Cera

Con un último baño de cera de vela disuelta en gasolina para dar brillo se termina el proceso de fabricación de la escultura. Renace entonces tallado en madera de iquí, Tá José, el defensor del espiritismo y de las siete potencias africanas.

La útima mirada

Una última mirada y una sonrisa advierten la conformidad de Manuel con el resultado. Muchas de la piezas son hechas por encargo para ser vendidas, otras formarán parte de la historia de esclavos, ancestros africanos y deidades yorubas que en El Rincón de los Milagros se cuenta.

Mácaras en el tabloncillo (fotoperiodismo)

Cuba- Teatro

Muerte en el Bosque

La Habana, 7 oct 2013. Muy buenas críticas y una gran acogida por el público recibió la compañía Mefisto Teatro con la representación de Muerte en el Bosque, una adaptación de la novela Máscaras del reconocido escritor cubano Leonardo Padura.

Entre los elementos que componen la puesta en escena, la crítica especializada alabó particularmente el meticuloso vestuario y diseño de los antifaces a cargo de Jesús Ruiz, elementos de gran ayuda para la caracterización de los personajes.

foto 1 foto 2

Es destacable además el cuidadoso trabajo luminotécnico en escena, las luces distinguen funcionalmente los ámbitos y en ocasiones recrean un cierto ambiente cabaretero muy afín a las interpretaciones de la travestis descritos en la novela.

foto 3 foto 4

A pesar de los necesarios recortes al texto original, Muerte en el Bosque logró un resumen efectivo de la trama del libro y mantuvo el conflicto principal contextualizado en el escabroso mundillo homosexual que describió Leonardo Padura en su novela.

El hallazgo del cadáver de un joven homosexual disfrazado de Electra Carrigó da pié al desenvolvimiento de la obra, que recrea las investigaciones de Mario Conde, personaje habitual en los policiacos de Padura, para encontrar al culpable.

foto 5 foto 6

El director de Mefisto Teatro Tony Díaz, declaró a PL que el eje dramático devino un pretexto para hablar de cuestiones que trascienden el crimen circunstancial: la intolerancia, la homofobia institucionalizada, la doble moral, el oportunismo y la deshonestidad.

El dramaturgo señaló además, haber puesto particular atención al entramado visual de la puesta en escena, concebido como un tablero de ajedrez en alusión al juego lógico del investigador en sus conversaciones con los múltiples implicados en el caso.

foto 7 foto 8

Mefisto Teatro estrenó Muerte en el Bosque el 25 de agosto en la sala Tito Junco del Centro Cultural Bertold Brecht, donde se mantuvo todos los fines de semana hasta su última presentación el domingo 13 de octubre.

Mas fotos de Muerte en el Bosque…por Mefisto Teatro

IMG_20130929_200839 IMG_20130929_202121 IMG_20130929_202727 IMG_20130929_204834 IMG_20130929_205816

El Ojo del Ciclón (fotoperiodismo)

La fachada

Estás perdido por la Habana Vieja. En la calle Villegas en dirección a Obispo, justo en la esquina de O’Reilly, encuentras un extraño lugar que te llama la atención.

Imagen2

Al parecer y según lo que la puerta indica, se trata del taller y proyecto comunitario EL OJO DEL CICLON, del artista de la plástica Leo D’Lázaro, un lugar del que nunca has oído hablar, pero luego adviertes que es muy conocido en la zona por la estrecha relación que ha logrado entre el arte y el urbanismo en sus alrededores.

Imagen3

Tan extraño el lugar como la primera impresión que da: un carro, en exceso decorado, parqueado en medio de la sala de exposición. En la puerta del maletero, una frase: Donde quiera que vayas lleva tu ambiente contigo.

Imagen4

Una vez dentro, te sientes inevitablemente pequeño ante la inmensidad artística, decorativa y creativa del lugar. Cada rincón, cada pared, cada material que en la mano de Leo D’Lázaro cae, al parecer se convierte en una pieza de arte

Imagen5

Cuadros, esculturas, performances e instalaciones confluyen en la galería. EL GRITO DEL SILENCIO, ese es el nombre de esta primera y peculiar sala de exposición que acoge a cualquier transeúnte

Imagen6

Muchas de las piezas del lugar, al menos tres, tienen agujeros luminosos para mirar al interior. Cada uno con un concepto distinto, una idea nueva, una interpretación diferente propuesta por el autor.

Imagen7

Siguiendo el recorrido, percibes que esa pluralidad de significados no solo está presente en las esculturas de los agujeros. Lo abstracto de las piezas inducen a más de una interpretación

Imagen8

En esa segunda y pequeñita sala, llamada YA ESTAS ADENTRO, descubres que Leo no solo se dedica a las artes plásticas como la escultura o la pintura que predominan en el lugar. También expone fotografías, tanto personales como de amigos que colaboran con el taller.

Imagen9

Más al interior continúan las sorpresas. El baile también tiene un espacio en el lugar y se hace presente con un TABLAO FLAMENCO. En las noches de sábado, el taller se convierte en la sede de la Milonga, un espacio dedicado a bailar y dar clases de tango a los interesados

Imagen10

Oculto tras una abertura en la pared, descubres un BAR, un lugar íntimo donde Leo interactúa con la ajetreada multitud que los fines de semana en la noche se reúne allí. EL OJO DEL CICLÓN ha devenido en un nuevo espacio de interacción social y entretenimiento juvenil.

Imagen11

De hecho, ese siempre fue el objetivo de su creador. Para Leo, el caminar de la gente por el taller y su interacción con las esculturas son su principal inspiración. Por eso lo sigue ampliando con nuevos lugares de encuentro, como el acogedor SALON MUSICAL, un espacio para jugar ajedrez, leer, o echar una partidita de futbolín “artístico”.

Imagen12

Deseas ver a dónde lleva el ingenio y la creatividad. Aparece el taller, lugar de trabajo donde Leo guarda sus herramientas. Pareciera el final, sin embargo te sorprende saber que todo acceso está permitido.

Las propias herramientas conforman una pieza en exposición que Leo había llama “Ciudad de Herramientas”.

Imagen13

Hasta un pequeño buró con apuntes y fotos personales está a tu alcance. La relación de confianza es evidente, los límites entre autor y público, imperceptibles.

Imagen14

Una escalera ascendente te conduce a un segundo piso.

Imagen15

MUTACIONES ORGÁNICAS, es el nombre de la habitación que te recibe, donde se exponen trabajos de pintura y grabados sobre fotos.

Imagen16

Hasta el momento todo lo que has visto son obras fundamentalmente de Leo. Sin embargo en esta segunda planta destaca un rincón con obras claramente distintas al resto, sobre todo en la abundancia y fuerza de los colores. Se trata de un espacio dedicado a la obra de su hermana: Isis D’Lázaro.

Imagen17

No imaginabas encontrar un gimnasio en medio de la galería, pero ahí está, sui géneris, como toda su obra.

Imagen18

Piensas, entonces, que no puede haber más nada cuando accedes a la habitación PIEZAS INTIMAS, el espacio más personal del artista, un cuarto donde guarda sus recuerdos personales. Una vez más dudas si debes entrar o no, pero la curiosidad te supera

Imagen19

Entre tantos detalles y artefactos surreales, algo en especial te llama la atención, sobre todo porque da sentido a que un lugar como ese se llame EL OJO DEL CICLÓN…

Imagen20

La inspiración para el nombre viene nada más y nada menos de un poema homónimo de la poetisa Dulce María Loinaz.